Desea buscar: Perro Gato
 
AutenticaciÓN
Usuario: "E-mail"
Clave

Olvidó su clave?

Desea registrarse?
 
 
 
 

Strict Standards: mktime(): You should be using the time() function instead in /home/perros/public_html/wlib/wsecurityimage.inc.php on line 10
Artículos

Cuando el hombre es el peor enemigo del perro

El Abuelo llegó a un albergue con marcas de maltrato. En casa lo comenzaron a relegar, ya no había espacio para él y le daban poco de comer. Le servían las sobras. Cuando empezó su caminar lento y ya requería de mayor atención, ya no sólo era tratado como un estorbo sino que, además, cualquier actitud malintencionada o intento de defensa era castigada con golpes, patadas. 

El Abuelo no podía hacer más que apartarse y llorar. La gente con la que convivió toda su vida ya no lo querían.

¿Cómo recordarles a las personas que vivían en su hogar que El Abuelo tiene derecho a la protección? Nadie -dice Yolanda Romero- lo rescató de esos maltratos. Y nadie lo iba a hacer porque El Abuelo es un perro, un animal de raza criolla que a sus 13 años fue trasladado a una perrera, donde acabaría muriendo.

“Justo cuando se lo iban a llevar, yo pedí a los de la perrera que me lo dejaran porque estaba en tan mal estado que pensábamos que no duraría mucho”, señala Yolanda, protectora de animales y representante de la organización Por nuestros hermanos sin voz.

Pero sobrevivió. Ahora El Abuelo tiene 14 años. Es uno de los 50 perros que habitan el albergue de animales abandonados y maltratados que atiende dicha asociación civil. El perro casi ha perdido contacto con los humanos. A quien se le acerca, aún para acariciarlo, le ronronea. “Es que sufrió tanto que ya no le gusta que ni se le acerquen”, explica Yolanda, quien con 11 años de experiencia en el cuidado de estos animales se ha convertido casi en su terapeuta.

El Abuelo apenas tiene ganas de caminar. Se acurruca bajo los árboles y su actividad no es más que la de ser un vigilante. Ronda los tiraderos de San Pablo de las Salinas, donde Yolanda ubicó el albergue y en donde los dueños de perros no queridos terminan por abandonarlos para que se confundan entre la basura.

La salida fácil

“Nos hemos encontrado a perros a punto de morir de hambre, todos flacos. Perros casi degollados porque atan sus cuellos con alambres de púas o cadenas. Perros muertos a balazos, quemados con aceite hiviendo, o con rastros de pólvora en su pelaje porque les echan cohetes”, comenta Yolanda.

Los llanos de San Pablo de las Salinas se ubican en el municipio de Tultitlán, en el Estado de México. El paisaje es un desierto de tierra salitrosa con cerros de basura que recolectan los pepenadores y compradores de viejo que habitan esta zona. Los tumultos de desperdicios de todo tipo, la escasa iluminación y la nula vigilancia policiaca y vecinal facilitan que las personas, día y noche, vengan hasta este lugar para deshacerse de los animales que ya no quieren.

Es ya hasta una costumbre casi ancestral. “Hace cinco años, un joven, junto con sus amigos, encendieron una fogata, venían de por aquí, de la unidad (habitacional) de los relojes y en el fuego echó a su gata y a las crías que había tenido. Lo peor de todo que refleja el grado de perversidad en esos actos, es que los chamacos hasta se reían de cómo se retorcían los pobres animales en el fuego”.

Pero abajo de esa salitre también hay historia. Los perros que son abandonados y sobreviven hacen sus guaridas, cavan hoyos y depositan ahí a sus cachorros. Hay todo un laberinto de cuevas. Yolanda se mete en ellos para rescatar a los perros y a la hembra. “Aquí se pueden morir de hambre o crecen de manera salvaje y entonces es peor, porque comienzan a molestar o andar en jaurías después son víctimas de las peores formas de maltrato”, asegura.

Otra amenaza. Como hay basura acumulada siempre, los cachorros son presa de los animales rastreros. “Una vez me metí en un hoyo y empecé a decir: vente chiquito, vente, y cuando vi era una ratota. Ellas se llevan los perritos a sus guaridas y se los comen”.

Como Yolanda es conocida en la zona por su labor de rescate de animales, los vecinos le avisan cuando nacen los críos de los perros que vagan por los llanos.


La labor

Esta vez hay un aviso del nacimiento de nueve cachorros. Su asistente preparó los tranquilizantes para poder sujetar a la hembra. Yolanda y él entraron al hoyo que cabó la madre y sacaron a ocho perritos. Uno de ellos tiene un ojo irritado y otro prácticamente cerrado por la salitre. Los demás salieron sedientos. Cuando comenzaron a sacarlos uno por uno, una vecina se acercó, miró los perros y al más gordito y de color claro lo eligió para su hijo. De inmediato se lo llevó a su casa, pero Yolanda le pidió que lo regresara porque tenía que vacunarlo. No se lo dijo directamente, pero se opuso a que la señora se apropiara del animal porque afuera de su casa, esa vecina tiene dos grandes perros que las 24 horas del día se la pasan encadenados a los árboles. Uno de ellos es bien conocido porque lanza la mordida a quien se le atraviese por el frente.

“Así es la gente, no tiene conciencia de que un animal es un ser vivo como nosotros, que tenemos derecho a recibir buenos tratos, alimentación, un espacio seguro y cariño”, comenta Yolanda, quien agrega que “la violencia contra los animales es reflejo de una cultura también violenta y acostumbrada a resolver todo, cualquier situación a golpes”.


Contra la cadena de violencia

Irma León Barajas, cuarta regidora de Tultitlán y ex integrante de Control Canino, asegura que para evitar que San Pablo de las Salinas siga siendo un cementerio canino, iniciará una campaña local “para que la gente sepa las responsabilidades que implica tener una mascota”. Atribuye el maltrato a “la falta de cultura y educación” de las personas. Parte de la campaña que emprenderá la funcionaria incluye una serie de jornadas de esterilización que ya comenzaron. “En seis meses operamos a 970 perros y queremos llegar a todos los rincones para esterilizar a las mascotas porque, por lo regular, el abandono de los animales ocurre cuando la gente no sabe qué hacer con los críos de su perro”, dice.

Carmen Partida, socióloga de la UNAM, coincide en que las agresiones contra los animales son parte de la cadena de la violencia doméstica. “Es muy común ver casos en los que el padre le pega a la madre, ella a los hijos y éstos a la mascota”. En todos los casos, dice, se tolera y hasta se ve normal.

La Ley de Protección de los Animales en el DF define como maltrato “todo hecho, acto u omisión del ser humano que puede ocasionar dolor o sufrimiento, afectando el bienestar animal, poner en peligro la vida del animal o afectar gravemente su salud, así como la sobreexplotación de su trabajo”. Algunos derechos de animales establecidos por la ley son: alimentación adecuada, atención veterinaria y un reposo reparador. Las sanciones por maltrato hacia cualquier animal, son la amonestación, la multa o el arresto y si el agresor es un niño, sus padres o tutores serán los responsables.

Karina Benítez, de la organización civil AnimaNaturalis, destaca que las sanciones previstas en la legislación no previenen la violencia contra los animales. Por ello, desde el 22 de mayo, un grupo de asociaciones organizaron marchas en 10 estados para exigir a los congresos locales que reformen sus códigos penales y tipifiquen al maltrato como delito.

“Los animales tienen también un sistema nervioso y sienten dolor, pero cada día son víctimas de abusos por falta de educación, sensibilidad o estabilidad mental”, asegura la activista.

 

 

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx
Regresar
 
 





© Copyright Perrosygatosenlaweb.com 2010 - 2013. Todos los Derechos Reservados
Medellín - Colombia - Suramérica
Hosting, diseño y desarrollo de este portal: artedinamico.net