Desea buscar: Perro Gato
 
AutenticaciÓN
Usuario: "E-mail"
Clave

Olvidó su clave?

Desea registrarse?
 
 
 
 

Strict Standards: mktime(): You should be using the time() function instead in /home/perros/public_html/wlib/wsecurityimage.inc.php on line 10
Artículos

Aspectos que se deben tener en cuenta antes de adoptar una mascota

Por moda, porque todo el mundo las tiene, porque se ven bonitas: cuando una persona o una familia decide tener mascotas por la razón equivocada, se expone a convertir una experiencia que puede ser grata para todos en una pesadilla. A la larga, los más perjudicados son los animales, que acaban sometidos al descuido, al maltrato y al abandono de sus dueños.

Es común que la gente asuma la tenencia de un animal, partiendo de percepciones preconcebidas que cambian radicalmente con el tiempo, hasta desembocar en situaciones de total intolerancia con él.

Íngrid Falla, fundadora y directora de la Asociación Protectora de la Fauna Colombiana (Aprofac), menciona el caso de un señor en Fontibón (Bogotá) que dejaba todo el día a su perro solo. Éste reaccionaba rompiendo todo y cuando el dueño encontraba los destrozos, lo golpeaba. "Los vecinos, alarmados, acabaron llamando a la Policía para que se calmara. Su respuesta fue: 'Yo hago con mi perro lo que quiera' ", recuerda.

Por su labor, Falla es testigo permanente de casos como éste y de personas que llegan hasta su fundación para deshacerse de sus mascotas.

La gente excusa su conducta con frases como: "Estoy cansado de que me haga daños en la casa", "No tengo plata para seguir cuidándolo", "Ya no tengo espacio", "Mi hijo es alérgico".

Lo más probable es que estas personas tengan razón; sin embargo, vale tener en cuenta que todo lo anterior se puede evitar: antes de tomar la decisión de adoptar un animal, conviene sopesar, responsablemente, los beneficios y los puntos en contra.

Una mascota, cualquiera que sea, demanda afecto, tiempo, cuidados, atención y, por lo tanto, gastos. En muchos casos se convierte, vale decirlo, en otro miembro de la familia. Quien no lo entienda así, debe abstenerse, de entrada, de adquirir una.

Si se siente en capacidad de asumir el cuidado de una mascota tenga en cuenta:

Qué espera de ellas: adoptar un animal sólo por moda es la peor de las decisiones.

De acuerdo con Falla, mucha gente compró hace unos años perros beagle, no sólo porque la raza se hizo famosa por cuenta de una película, sino porque creía que su pequeño tamaño se ajustaba, también, a espacios reducidos. "La realidad es distinta: los beagle tienen instinto de cazador, por eso reaccionan en forma ansiosa y ruidosa ante ciertos estímulos. Además, necesitan mucho espacio para moverse. Pero los dueños tienden a dejarlos encerrados en espacios pequeños. Esto les causa ansiedad. Algunos perros la desfogan haciendo destrozos en la casa", explica.

Cada raza es distinta: el temperamento, el tamaño que alcanzan, el tipo de pelo (si es largo, si es corto), los cuidados que necesitan, la clase de comida y hasta sus antecedentes deben tenerse en cuenta. Pida asesoría a una institución en la que puedan darle referencias exactas sobre el tipo de mascota que le interesa.

Atención y cuidados: si se considera una persona impaciente, amante del orden absoluto (o, por el contrario, indisciplinada) y carece de recursos suficientes para darles lo que necesitan (veterinario, medicamentos y comida saludable), no es un buen candidato para tener mascotas.

Problemas de salud: las mascotas son reservorio de ácaros que disparan episodios alérgicos en personas susceptibles. Si las tiene, mejor evite adoptar animales. Si lo hace y su condición de salud o la de algún familiar, se ve afectada por eso, tendrá que desprenderse de ellos.

Póngase en su lugar: los animales no tienen la culpa de las malas elecciones que las personas hacen por falta de información.
Asuma, desde el primer día con ellos, la responsabilidad de ubicarlos en un lugar en el que sean bien acogidos, en caso de que no pueda seguir teniéndolos. No los abandone a su suerte.

Ellas aportan muchos beneficios

Brindan compañía: hacen que el sentimiento de soledad disminuya e incrementan la sensación de seguridad, protección y bienestar.

Se aprende de ellas: a su lado los niños aprenden mejor valores como el respeto a la vida, el amor y la amistad. Los animales aumentan en los pequeños el sentido de aceptación.

Mejoran el sentido del humor: Hacen que las personas valoren las cosas sencillas de la vida; la interacción con ellas reduce los niveles de estrés porque distraen y acompañan. Son fuente de alegría.

Mejoran el estado físico: se ha demostrado que quienes salen a caminar o a jugar con su mascota a diario son más saludables.

Son terapéuticas: las personas convalecientes o enfermas se recuperan más rápido en su compañía; ellas logran reducir en la gente el estrés y la depresión que causan estos eventos en la vida. Además son un apoyo valioso para quienes tienen discapacidades.

JUAN SEBASTIÁN GÓMEZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

 

Fuente: http://www.eltiempo.com
Regresar
 
 





© Copyright Perrosygatosenlaweb.com 2010 - 2013. Todos los Derechos Reservados
Medellín - Colombia - Suramérica
Hosting, diseño y desarrollo de este portal: artedinamico.net